CIENPIES

Chilopoda

Tienen un cuerpo alargado y plano formado por 21 segmentos o anillos (metámeros), con un par de patas en cada uno de ellos. Pueden llegar a medir desde unos cuantos milímetros hasta los 30 cm. Pueden poseer veneno. Los ciempiés se distinguen de los milpiés en que sólo tienen un par de patas por cada segmento o metámero de su cuerpo, mientras que los milpiés tienen dos pares de patas por metámero.

Son carnívoros y para capturar a sus presas tienen unos apéndices bucales muy desarrollados que secretan veneno; han sido capaces de colonizar muchos ambientes distintos, desde los áridos desiertos al círculo polar ártico, pero requieren siempre microclimas húmedos debido a su alta tasa de pérdida de agua.

  • Longevidad media

    5 años aproximadamente

  • Tamaño

    Desde unos cuantos milímetros hasta los 30 cm

Los ciempiés son animales hidrófilos, que les gusta mucha la humedad, y lucífugos, es decir, que se esconden de la luz. Ello explica porque se esconden debajo de las piedras. De este modo, los ciempiés están en unas condiciones de humedad adecuadas y sin luz. No obstante, los ciempiés no respiran directamente a través de la piel como las lombrices o los anfibios sino que tienen una respiración de tipo traqueal como la mayoría de artrópodos.
Los ciempiés son animales depredadores, que cazan sobre todo insectos, arañas y escorpiones. Sin embargo, las escolopendras más grandes, como Scolopendra gigantea, pueden cazar animales mucho más grandes, como lagartos, sapos, pequeñas serpientes o ratones. Mediante las piezas bucales de tipo masticador, los ciempiés trituran el alimento hasta comerse toda la presa. Su agilidad y rapidez y su potente veneno hace a las escolopendras unas eficaces cazadoras.

El macho es algo más pequeño que la hembra de escolopendra.
En los ciempiés no se da un apareamiento, sino que es de forma indirecta que los espermatozoides pasan del macho a la hembra mediante los espermatoforos.
La hembra, después de la puesta que efectúa en un pequeño resquicio del terreno, se coloca alrededor de los huevos para protegerlos de los depredadores.

Las escolopendras son animales venenosos que inoculan el veneno mediante sus patas más próximas a la cabeza.
Con el veneno que tienen estos animales (los miriápodos), atrapan a sus presas y se defienden de los depredadores. Las especies tropicales, de mayores tallas, pueden llegar a ser un problema para las personas y los animales domésticos.
El resto de ciempiés también tienen veneno pero son inofensivos para las personas dado su menor tamaño. El veneno sólo lo utilizan para cazar a sus presas o defenderse de pequeños animales.
Los ciempiés emigran hacia otros lugares cuando su lugar de residencia se encuentra demasiado seco o húmedo. Con estas migraciones pueden entrar en las casas y llegar a ser un problema para las personas.

Comunícate con nosotros

TELEFONOS
4754 - 4532
4159 - 0150

URGENCIAS
04455-5195-0824

Regresar
Tweet

Solicita tu presupuesto sin costo

Close