MIL PIES

Diplopoda

Los diplópodos son conocidos comúnmente como milpiés, aunque el número máximo de patas no supera las 750, y la mayoría tienen menos de 200; aun así, ningún otro animal posee tantas. Se conocen más de 12.000 especies, siendo uno de los grupos más diversos de organismos terrestres. Aunque en ocasiones se les confunda con sus parientes los ciempiés, pertenecen a clases distintas. Se diferencian de ellos, principalmente, en que casi todos los segmentos del tronco llevan dos pares de patas, mientras que los ciempiés solo tienen un par por segmento.
Los milpiés pueden ser identificados por sus dos pares de patas por cada segmento del cuerpo (con excepción de los primeros tres segmentos que tienen un par cada uno.) Muchos de los milpiés, con los que la gente entra en contacto, son de color marrón oscuro, aproximadamente miden una 2.5 cm de diámetro .Muchos tienen una piel dura y se enrollan en forma espiral al morir.

  • Longevidad media

    Promedio de 8 años

  • Tamaño

    Entre 2.5 y 5 cm

El milpiés, normalmente, vive en lugares fríos y húmedos tales como los que se encuentran bajo las piedras, humus de hojas, camadas de hojas, montones de estiércol, pilas de hierba recortada, caminos o senderos de ladrillos. En ciertas ocasiones del año, los milpiés se tornan inquietos y emigran de los lugares donde normalmente habitan y aparecen en pozos de agua, sótanos, garajes y otros lugares donde se convierten en una molestia. Esta migración esta regularmente asociada a unos climas frescos o seguidos de lluvias fuertes, pero pueden ser también la función de comportamiento de apareamiento, en especial si los milpiés han sido vistos subiendo árboles, cercas, edificios, alcanzando una altura aproximadamente de seis pies.

La reproducción del milpiés se da entre primavera y verano. Estos animales tienen reproducción de tipo ovípara y construyen nidos con tal fin. La vida larvaria de los ciempiés, según la especie, dura entre 6 meses y 1 año. Como adaptación a la reproducción, la relación entre machos y hembras de milpiés está muy desequilibrada a favor de las hembras. A diferencia de los ciempiés, los milpiés se pueden criar en grupo, siempre que sean de la misma especie.
Los milpiés cada vez que crecen añaden un nuevo segmento, esto no sucede en la mayoría de animales que termina su desarrollo una vez pasada el desarrollo embrionario. Esto significa que el número final de anillos en los milpiés no se alcanza hasta pasada la vida larvaria. Por ejemplo, los gloméridos (una familia de milpiés) tienen 8 segmentos cuando acaban de nacer y 12 cuando llegan al estado adulto. Algunas especies incluso continúan creciendo después de llegar al estado adulto. Los milpiés van adquiriendo un nuevo segmento después de cada muda. Las mudas son necesarias en los ciempiés y otros miriápodos, así como en otros artrópodos porque tienen un exoesqueleto duro constituido por quitina (y, en el caso del milpiés, endurecido por sales de calcio). Cuando muda, el animal deja de comer.

Aunque los milpiés no tienen sistema de inoculación del veneno, las grandes especies tropicales pueden causar muchos problemas en el ser humano y los animales domésticos cuando entran en contacto con ellos, tales como la ceguera.
Ciertos tipos de milpiés segregan una sustancia dañina (toxina) si se les amenaza o si se manipulan de manera brusca. Los milpiés pueden lanzar el chorro de la toxina a varios pies y ésta puede causar reacciones alérgicas en algunas personas.
Si la toxina del milpiés llega a la piel, los síntomas pueden abarcar:
Manchado de la piel (se torna de color pardo)
Intenso ardor o picazón en la piel
Ampollas
Si la toxina del milpiés llega a los ojos, los síntomas pueden abarcar:
Ceguera (poco común)
Inflamación de la membrana que recubre los párpados (conjuntivitis)
Inflamación de la córnea (queratitis)

Regresar
Tweet

Solicita tu presupuesto sin costo

Close

Comunícate con nosotros

TELEFONOS
4754 - 4532
4159 - 0150

URGENCIAS
04455-5195-0824